La causalidad

Un hombre arroja un ladrillo contra una ventana y la rompe. El ladrillo causó la rotura de la ventana. Vemos el mundo como un lugar en el que unas cosas provocan que sucedan otras. Pero ¿qué significa realmente que una cosa sea la causa de otra?

Una respuesta, es decir: X causa Y cuando acontecimientos como X por lo general vienen seguidos de acontecimientos como Y. Esto es lo que se conoce como una teoría de la causalidad normativa. Sin embargo, la teoría es imperfecta. Todos los días los panaderos se levantan antes de que lo haga el sol para hacer el pan. Pero el hecho de que el panadero salga de la cama no provoca el amanecer. El hecho de que acontecimientos de cierta naturaleza a menudo vengan seguidos de otros no significa que unos sean causados por los otros.

Otra teoría: X causa Y en los casos en los que si X no hubiese sucedido Y tampoco lo habría hecho. Esta teoría se conoce como la teoría de la causalidad contraria a los hechos y también es imperfecta. Imagine que un hombre lanza un ladrillo contra una ventana y un segundo después usted lanza otro ladrillo contra esa misma ventana. Si el ladrillo del primer hombre golpeó en primer lugar la ventana, ése fue el que so la rotura de la misma. Pero incluso si él nunca hubiera lanzado el ladrillo, la ventana estaría rota a causa del ladrillo que lanzó usted.

Como se puede ver, es muy difícil determinar qué es realmente la causalidad, lo que ha llevado a algunos filósofos a negar que haya ninguna causa en el mundo.

OTROS DATOS DE INTERÉS

1. La armonía preestablecida es la teoría de que, cuando Dios creó el mundo, creó las cosas de manera que cambiaran su propio estado de tal forma que pareciera como si estuviesen interactuando de forma casual. Gottfried Wilhelm Leibniz (1646-1716) es el filósofo más conocido de los que defendieron esta idea.

2. Los «ocasionalistas» no están de acuerdo con Leibniz y defienden que Dios es la única causa en el mundo; las cosas que Dios ha creado ni siquiera tienen la capacidad de tener influencia alguna sobre sí mismas. Las leyes de la naturaleza son simplemente las leyes que Dios ha elegido libremente obedecer para cambiar el mundo. El ocasionalista más famoso es Nicolas de Malebranche (1638-1715).

Post Author: Entorno Estudiantil

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.