Resumen de " Cómo ganar amigos e influir en las personas"

How to Win Friends and Influence People fue escrito por primera vez por Dale Carnegie en 1937. Desde entonces ha vendido más de 15 millones de copias y se ha convertido en uno de los libros de negocios más exitosos e influyentes de todos los tiempos.

Escribió el libro porque descubrió que la capacidad de comunicarse y tratar con las personas adecuadamente es una habilidad empresarial y de vida enormemente importante.

Afirma que la cantidad de dinero que ganamos no refleja necesariamente nuestro conocimiento técnico (cómo hacer cosas), sino mucho más nuestra capacidad para tratar con las personas y nuestra capacidad de guiar a las personas. Si queremos ganar más, obtener una promoción o aumentar nuestro negocio, vale la pena aprender a tratar eficazmente con las personas. (Esta afirmación está respaldada por la ciencia.)

De esto se trata este libro. Y no sólo te ayudará en los negocios, sino realmente en cualquier área de la vida donde la gente está involucrada. Te ayudará a resolver o la mayoría de las veces incluso a evitar completamente los conflictos. Te ayudará a convencer a la gente de tus ideas y opiniones. Te hará un mejor líder. Te convertirá en un maestro de conversaciones. Te ayudará a ganar amigos. Te ayudará a influir en las personas más fácilmente.

Y sobre todo, hará que la gente te guste mucho. Seriamente. La gente te amará si aplicas los principios de este libro. Disfrutarán de pasar tiempo contigo y estar a tu alrededor. Todo porque serás sólo una de las pocas personas que saben tratar con la gente de una manera agradable, genuina, comprensiva y exitosa.

Para lograr todas las cosas antes mencionadas y más, Carnegie nos enseña un total de 30 principios divididos en 4 partes:

PARTE 1: Técnicas Fundamentales en el Manejo de personas (3 Principios)

PARTE 2: Seis maneras de hacer que la gente se guste (6 Principios)

PARTE 3: Cómo ganar a las personas a tu manera de pensar (12 Principios)

PARTE 4: Ser un líder: Cómo cambiar a las personas sin dar ofensa o despertar el resentimiento (9 Principios)

Técnicas Fundamentales en el Manejo de personas (3 Principios)

PARTE 1

Existen tres técnicas fundamentales para manejar a las personas. Son algo básico e inespecífico, pero MASIVAMENTE importantes cada vez que estamos tratando con personas.

Estas técnicas simples se repetirán a lo largo del libro.

De hecho, muchas técnicas se repetirán constantemente en diferentes principios. Estoy bastante seguro de que Dale Carnegie hizo eso a propósito para hacer las cosas realmente claras y realmente martillar estas técnicas en nuestra mente a través de la repetición constante. Así que, si a veces sientes que ya has oído algo antes, así es como debería ser.

No critiques, condenes o te quejes

Principio 1

La crítica es inútil porque pone a una persona a la defensiva y por lo general lo hace esforzarse por justificarse. La crítica es peligrosa, porque hiere el preciado orgullo de una persona, hiere su sentido de importancia y despierta resentimiento.

Las críticas son peligrosas. Pone a una persona a la defensiva, le hace querer justificarse.

La crítica también despierta resentimiento, y hiere el orgullo, los sentimientos, el ego y el sentido de importancia de esa persona.

Si criticamos a alguien, esa persona generalmente comenzará a resentirnos casi inmediatamente. "¿Quién te crees que eres?! ¡¿Crees que eres mejor que yo?! Tampoco podrías haberlo hecho mejor. La próxima vez te criticaré, también, poco sabelo todo. Esto podría ser algo que están pensando.

Otra cosa que sucede es que la persona que es criticada comenzará a justificarse a sí misma. Inventará todo tipo de razones por las que no fue su culpa, por qué no pudo haber hecho otra cosa, y que intentó todo lo que pudo. En el mejor de los casos, ese es el comienzo de una fuerte disputa, nada más. Eso nos lleva exactamente a ninguna parte. Incluso si alguien sabe que probablemente está equivocado, todavía se justificará a sí mismo.

Qué enorme pérdida de tiempo y energía que podría haberse ahorrado si se hubiera utilizado una mejor manera de manejar una situación de este tipo.

Piensa en la última vez que te criticaron por algo.

¿No empezaste a justificarte de inmediato? Sé honesto. Probablemente lo hiciste, ¿verdad? Todos lo hacemos naturalmente. Otra pregunta. ¿Te gustó la persona por criticarte? ¿O te molestaba la otra persona? Resentimiento, ¿verdad? Una vez más, esta es nuestra inclinación natural. Así es como funciona…

Dar un aprecio sincero y sincero

Principio 2

John Dewey, uno de los filósofos más profundos de Estados Unidos, dijo que el impulso más profundo en la naturaleza humana es "el deseo de ser importante".

¿Qué es lo que todos queremos? Queremos sobrevivir, comer y beber, dormir, tener suficiente dinero, proteger a nuestros hijos y seres queridos, tener sexo… Y queremos sentirnos importantes.

Con bastante frecuencia, todos estos deseos básicos están satisfechos, todos EXCEPTO un sentimiento de importancia.

Una manera de darle a la gente un sentimiento de importancia, es dándoles sincero aprecio y aliento. Hacerles saber que son importantes, lo que hacen es importante y que están haciendo un gran trabajo.

Lincoln una vez comenzó una carta diciendo: "A todo el mundo le gusta un cumplido". William James dijo: "El principio más profundo de la naturaleza humana es el anhelo de ser apreciado". No habló, no importa, del "deseo" o del "deseo" o del "anhelo" de ser apreciado. Dijo que el "anhelo" de ser apreciado.

A todo el mundo le gusta un cumplido. A todo el mundo le gusta una palmadita en la espalda. A todo el mundo le gusta el sincero aprecio. A todo el mundo le gusta saber que lo que hace es importante y que lo hace bien y que debe seguir haciéndolo.

Recuerde desde antes que la gente responde mucho mejor al refuerzo positivo (apreciación) que a la crítica. El refuerzo positivo nos da una sensación de importancia y nos hace querer hacerlo aún mejor la próxima vez, mientras que las críticas matan nuestra ambición.

¿La diferencia entre aprecio y halago? Eso es simple. Uno es sincero y el otro sincero.

Dale Carnegie nos dice que nunca debemos olvidar que todos nuestros asociados son seres humanos y hambrientos de aprecio.

Cuando realmente podemos apreciar a alguien, le damos a esa persona un sentimiento de importancia. Le damos motivación, aumentamos su autoestima y, en última instancia, lo hacemos sentir mejor consigo mismo.

Cuando lo piensas de esta manera, es realmente una no-cerebro… ni siquiera cuesta nada.

Entonces, ¿cuáles son algunas maneras fáciles de hacer esto?

Podríamos felicitar a un compañero de trabajo por su gran discurso. Dile que nos gustó lo segura que estaba. Que desearíamos que también estuviéramos tan seguros como ella frente a una gran multitud. Podríamos hacerle saber que sacamos mucho de ella, que aprendimos mucho, que sus diapositivas de PowerPoint estaban bien juntas, que ella trajo el punto a través muy bien…

Podemos tratar de encontrar pequeñas cosas que la mayoría de la gente no reconoce, pero la persona en sí probablemente hizo a propósito. Tal vez lleva zapatos que se ajustan muy bien a sus pantalones.

Podemos apreciar los rasgos de personalidad de alguien como paciencia, ambición y honestidad. Podemos felicitar a alguien por su ética de trabajo. Podríamos decirle a esa persona que nos damos cuenta de lo duro que está trabajando. Podemos complementar el estilo de ropa de alguien. Incluso un simple "Gracias" puede hacer el trabajo si se expresa a través de un sincero aprecio.

Sea lo que sea… ES CIERTO, DESDE EL CORAZON la apreciación es siempre bienvenida y satisface el deseo de una persona de ser apreciada. Satisface su necesidad de sentirse importante.

Seamos conscientes de que las críticas son como palomas mensajeras. Siempre regresan a casa. Seamos conscientes de que la persona que vamos a corregir y condenar probablemente se justificará a sí misma, y nos condenará a cambio

En última instancia, las críticas siempre volverán a nosotros en forma de resentimiento y condena.

Lo que debemos hacer en lugar de criticar es tratar de entender a la otra persona. Sé comprensivo y indulgente. Trate de averiguar por qué hacen lo que hacen. Trate de ver la situación desde su perspectiva. Este enfoque genera simpatía, tolerancia y bondad en lugar de resentimiento y justificación.

Criticar, condenar y quejarse es fácil. Ser comprensivo y indulgente toma autocontrol y carácter.

Despertar en la otra persona un deseo ansioso

Principio 3

¿Por qué hablar de lo que queremos? Eso es infantil. Absurdo. Por supuesto, usted está interesado en lo que quiere. Estás eternamente interesado en ello. Pero nadie más lo es. El resto de nosotros somos como tú: estamos interesados en lo que queremos.

Así que la única manera en la tierra de influir en otras personas es hablar de lo que quieren y mostrarles cómo conseguirlo.

Este principio es absolutamente clave para influir en los demás.

Para convencer a alguien de hacer algo, debemos decirles lo que van a sacar de él. ¿Qué hay para ellos? ¿Cómo se beneficiarán de esto? ¿Cómo mejorará esto su vida?

No les importamos, ni por qué nos va a ayudar. No podrían importarse menos. Lo que les importa son ellos mismos y SOLO. Esa es la naturaleza humana básica.

Así que para persuadir a alguien, primero debemos ser capaces de ver las cosas desde su perspectiva. Debemos ver las cosas desde su punto de vista. En última instancia, debemos ser capaces de convencerlos de que es lo mejor para ellos. En otras palabras, debemos despertar en la otra persona un deseo ansioso.

Digamos que estamos tratando de convencer a nuestros hijos de que se coman su brócoli. Para convencer a los niños, debemos pensar en las razones por las que querrían comérselo. Ciertamente no porque sea saludable… no podían importarles menos eso a su edad. Lo que podemos hacer en su lugar, es pintar un cuadro en su mente en cuanto a cómo mejorará su vida si comen el brócoli. Podemos decirles que crecerán alto, fuerte y guapo. Que se convertirán en grandes atletas debido a todos los nutrientes en ella. Podemos decirles que serán los niños más inteligentes de la clase, y que los otros niños los adorarán por ser tan inteligentes.

La clave es encontrar razones por las que la otra persona querría hacerlo. Razones por las que sería de su mejor interés hacerlo.

Finjamos que escribiste un libro y quieres vendérmelo. Si me dices, "Oye Nils, escribí este libro increíble. ¿Quieres comprarlo?" NOOOOOOO! ¡No! ¡No! ¡No! No me importa y no quiero comprarlo… ¿Por qué iba a hacerlo? ¿Qué hay para mí? ¿Cómo me ayudará este libro? ¿Cómo mejorará mi vida este libro? ¿Cómo me hará sentir mejor? No sé. No veo cómo este libro agregará valor a mi vida. Así que no gracias…

Esto es lo que deberías decirme en su lugar, "Oye Nils, tengo este libro que te muestra cómo ganar más dinero para que puedas comprar la casa de tus sueños, el coche de ensueño y, en general, comprar lo que quieras. También te mostrará cómo hacer X e Y para que puedas lograr esto y eso y aún más". ¡Ahora estamos hablando! AHORA estoy interesado. Ahora veo por qué querría conseguir este libro. Veo lo que hay para mí. Veo cómo me beneficiaré de ello… en otras palabras, usted despertó en mí un deseo ansioso de comprar este libro de usted.

Mañana tal vez quieras persuadir a alguien para que haga algo. Antes de hablar, deténgase y pregúntese: "¿Cómo puedo hacer que esta persona quiera hacerlo?"

Vea la situación desde la perspectiva de la otra persona y encuentre las razones por las que querría hacerlo. ¿Cómo se beneficiarían de esto? ¿Qué hay para ellos? ¿Cómo podría hacer que quisieran hacerlo?

En resumen: Despierta un deseo ansioso en ellos.

Seis maneras de hacer que la gente sea como tú (6 Principios)

PARTE 2

¡Bienvenidos a la segunda parte!

Aquí descubrirás 6 maneras de hacer que gente como tú.

Insértese genuinamente en otras personas

Principio 1

Puedes hacer más amigos en dos meses interesándote en otras personas de lo que puedes en dos años tratando de que otras personas se interesen por ti.

La premisa de este capítulo es bastante simple. Podemos hacer más amigos interesándonos genuinamente en otras personas que hablando de nosotros mismos y tratando de convencerlos constantemente de lo increíbles que somos.

De una manera podemos aprender este principio muy bien de los perros.

¿Qué hacen cuando lleguemos a casa? No podían estar más emocionados y saludan como con verdadera alegría y entusiasmo. En otras palabras, muestran un interés genuino en nosotros. Y vale la pena para los perros. No tienen que trabajar un día en su vida. Todo lo que tienen que hacer es darnos amor.

La razón por la que nos gustan tanto los perros.es exactamente la misma razón por la que nos gusta la gente. Nos encantan las personas que están genuinamente interesadas en nosotros, que piensan que somos buenas personas, que parecen gustarnos, y que amamos especialmente a las personas que nos admiran.

Por otro lado, usted puede tener algunos amigos que están constantemente hablando de sí mismos, presumiendo de lo impresionantes que son, tratando de impresionar a todo el mundo, y nunca le dan un momento de tiempo para hablar de usted o sus intereses. Si usted está tratando de hablar, que ni siquiera están escuchando correctamente. En su lugar, parecen molestos por el hecho de que ahora estás hablando, y están esperando cualquier momento para tomar el control de la conversación de nuevo. O peor aún, te interrumpen constantemente mientras hablas. Ugh… Conozco a algunas personas que son así. Quiero decir que son grandes personas y todo eso, pero chico que está fcking molesto. Quiero decir, ¡dame un respiro!

El problema con estas personas es que no muestran ningún interés en nosotros. Por eso no nos gustan tanto como los demás.

Bien, ¿cuáles son algunas maneras prácticas de mostrar un interés genuino en la gente?

Una cosa que podemos hacer es saludar siempre a los demás con animación y entusiasmo como si quisieramos decirles algo como "¡Oye, es genial verte de nuevo!" "Siempre disfruto verte." "Me gustas". "¡Eres genial e interesante!" "¡Te agradezco conocerte!" Debemos saludar a la gente de una manera que muestre que estamos realmente interesados y emocionados de ver y hablar con ellos.

Otra cosa es simplemente ser genuinamente curioso e interesado en nuestras conversaciones. Si su opuesto menciona que va a España en unas semanas, tenga curiosidad y pregúntele al respecto. ¿Adónde va? ¿Qué va a hacer allí? ¿Por qué va allí en primer lugar? Trata de interesarte en lo que está hablando.

Si tu amigo te está hablando de un libro que acaba de leer y sientes que realmente lo disfrutó, pregúntale al respecto. ¿De qué trata el libro? ¿Por qué lo disfrutó tanto? Sólo déjalo hablar de ello y si la oportunidad se presenta, haz una pregunta de seguimiento. Al hacer eso, usted indica que realmente está interesado en lo que está hablando.

Una vez más, recalco que este interés debe ser GENUINO. No lo finjas…

Sonrisa

Principio 2

Tu sonrisa es un mensajero de tu buena voluntad. Tu sonrisa ilumina la vida de todos los que la ven. Para alguien que ha visto a una docena de personas fruncir el ceño, azotar o apartar la cara, su sonrisa es como el sol rompiendo a través de las nubes. Especialmente cuando alguien está bajo la presión de sus jefes, sus clientes, sus maestros o padres o hijos, una sonrisa puede ayudarle a darse cuenta de que no todo es desesperanzador – que hay alegría en el mundo.

Las acciones hablan más fuerte que las palabras, y una sonrisa dice: "Me gustas. Me haces feliz. Me alegro de verte.

¡Me encanta!

Una sonrisa ilumina la vida de todos los que la ven. Una sonrisa dice "Me gustas. Me haces feliz. Me alegro de verte.

¡Sonríamos más a menudo!

La mayoría de nosotros estamos muy preocupados por cómo nos vestimos, y por cómo nos vemos en general. Una mirada rápida en el espejo antes de salir de la casa es una necesidad para la mayoría de la gente. Queremos lucir bien para el resto del mundo.

Lo que a menudo olvidamos es que lo que llevamos en nuestra cara habla más fuerte que lo que llevamos en nuestros cuerpos. La mayoría de la gente hoy en día lleva un ceño fruncido en la cara en lugar de una sonrisa.

"Las personas que sonríen tienden a manejar, enseñar y vender de manera más eficaz, y a criar hijos más felices. Hay mucha más información en una sonrisa que un ceño fruncido. Es por eso que el estímulo es un dispositivo de enseñanza mucho más eficaz que el castigo". – James V. McConnell

Las sonrisas son poderosas.

Pueden cambiar completamente el día de alguien. Recuerdo cuando estaba en Brighton, Reino Unido, hace unas semanas. Mientras caminaba por la calle con el ceño fruncido en la cara, un hombre con una guitarra caminó hacia mí con una enorme sonrisa en la cara. Al pasar junto a mí, me dijo: "Sonríe, amigo, el sol está afuera". Esa simple frase y sonrisa transformó por completo mi estado de ánimo.

Sonreír es una manera fácil de hacer que gente como tú. Así que cada vez que salgas, recuerda a la gente sonriendo. Cuando compres algo en una tienda, sonríe al cajero. Cuando te reúnas con tus amigos, sonríe y muéstrales aprecio por estar allí. Si estás en el bar pidiendo bebidas, sonríe al camarero. Incluso cuando estés en el teléfono, sonríe porque la persona del otro extremo lo notará. Ilumina la vida de los demás. Muéstrales "Me gustas. Me haces feliz. Me alegro de verte.

¿Y si no tienes ganas de sonreír?

¿No tienes ganas de sonreír? ¿Y luego qué? Dos cosas. Primero, forzarte a sonreír. Si estás solo, forzarte a silbar o tararear una melodía o cantar. Actúa como si ya fueras feliz, y eso tenderá a hacerte feliz.

El estado de ánimo sigue a la acción. Tenlo siempre en cuenta. Si no tienes ganas de sonreír, sólo forzarte a hacerlo, y en poco tiempo estarás alegre de nuevo y sonreir automáticamente.

Recuerde que el nombre de una persona es para esa persona el sonido más dulce e importante en cualquier idioma

Principio 3

la persona promedio está más interesada en su propio nombre que en todos los otros nombres en la tierra juntos. Recuerda ese nombre y llámalo fácilmente, y has pagado un cumplido sutil y muy efectivo. Pero olvídalo o escribe mal – y te has puesto en una fuerte desventaja.

Recordar y usar el nombre de alguien es una manera genial e increíblemente simple de hacer que una persona se sienta importante. Dale Carnegie dice que es como hacer de la otra persona un cumplido sutil.

Recordar y llamar a alguien por su nombre es un poco como decir: "Oye, te recuerdo. Te conozco. Eres importante para mí." Mientras que olvidar el nombre de alguien es hacer exactamente lo contrario. Es como decirle a esa persona, "¡Guau! Lo siento amigo, ¿quién eres otra vez? No eres tan importante para mí."

Lo peor que puede suceder es olvidar el nombre un par de veces y luego tener que preguntarle a la otra persona por 4a vez cuál es su nombre. En ese momento le has mostrado a la otra persona que él o ella no es importante para ti. Esa persona probablemente pensará, "Esta es la cuarta vez que veo a este tipo y todavía no sabe mi nombre? Vaya, realmente debe tener cero mierdas sobre mí. ¡Qué idiota!"

Seriamente. Si te reconectas con alguien que has conocido antes y no recuerdas su nombre estás empezando con el pie equivocado.

La próxima vez que conozcas a alguien, haz un esfuerzo sincero para recordar el nombre de esa persona. Si no lo entiendes del todo, pídele que lo repita. Si es un nombre raro, pídele que lo deletree para ti. Si es necesario, escriba el nombre en la siguiente oportunidad posible. Eso es lo que hizo Napoleón. Escribía el nombre cuando estaba solo, lo miraba, se concentraba en él, lo arreglaba firmemente en su mente, y luego rompaba el papel. ¡Así de importantes son los nombres!

Dos cosas:

1. Recordar los nombres de las personas

2. Usa su nombre cuando los llames o estés en una conversación con ellos

El segundo punto también es muy importante. Si conoces a alguien por primera vez y usas su nombre un par de veces durante la conversación, puedes estar seguro de que esta persona te recordará. Simplemente no hay mucha gente que haga el esfuerzo de hacer esto.

De todos modos:

Recuerda los nombres de las personas y llámalos por su nombre. Es como decirle a la otra persona que él o ella es importante para ti. En palabras de Dale Carnegie: Es como pagarle a esa persona un sutil cumplido.

Hablar en términos de los intereses de la otra persona

Principio 5

… el camino real al corazón de una persona es hablar de las cosas que más atesora.

Hablar en términos de los intereses de la otra persona vale la pena para ambas partes.

Esta es sencilla.

Si estamos en una conversación con alguien, generalmente es una buena idea dirigir el tema a algo que a la otra persona le interesa. Eso nos ayuda a encontrar algún terreno común, conectar y construir una relación con la otra persona.

Finjamos que sabes que Janine odia a los militares y está fuertemente en contra de ello. Si ustedes, por otro lado, están a favor de los militares y piensan que es una necesidad, ¿qué pasará si ustedes dos comienzan a hablar de los militares? Probablemente será un desastre y muy probablemente termines en una discusión ardiente sobre quién tiene razón y quién está equivocado. Una cosa está clara: No te convertirás en mejores amigos…

Si en vez de eso sabes que tú y Janine aman las montañas, ¿qué crees que pasará si empiezas a hablar de montañas? La conversación fluirá como una locura. Se podría decir, "Las montañas son impresionantes porque son tan grandes y fuertes!" Y ella responderá: "¡Exactamente! Las montañas son increíbles. ¿Has oído hablar del Monte Prutu? Esa es la montaña más grande de Europa del Este y ……." Ustedes estarán en una animada discusión que ambos disfruten. Y debido a que ambos están genuinamente interesados en el tema, es muy probable que empiecen a gustarse el uno al otro. Has encontrado un terreno común y te estás conectando y uniendo.

Esto también es especialmente importante si quieres algo de alguien.

No puedes ir a esa persona y pedirla. Es mucho más inteligente si primero conectas con esa persona o al menos pones a esa persona de buen humor.

Eso es exactamente lo que sucederá si diriges la conversación a algo que les interesa. Deja que hablen de ello y te darás cuenta de que su estado de ánimo está mejorando rápidamente. Luego, una vez que estén de buen humor y como tú por dejarles hablar de sí mismos y sus intereses, puedes preguntarles. Las probabilidades son mucho mejores de que acepten tu oferta, propuesta o lo que sea.

Cada vez que Theodore Roosevelt (el 26o presidente de los Estados Unidos) esperaba un visitante, se quedaba despierto hasta tarde la noche anterior, averiguaba qué le interesa a la otra persona y luego leía sobre eso. Esto aseguró que podía dirigir la conversación a algo que su visitante estaba interesado en. Una estrategia ingeniosa, ¿eh?

Este es otro ejemplo que probablemente conozcas de tu infancia:

Finjamos que eres un niño y por cualquier razón acabas de romper la taza de café favorita de tu madre. ¿Cuándo se lo vas a decir? ¿Le dices cuando ya está estresada, enojada o incluso enojada por otra cosa? ¿O esperas hasta que esté de buen humor, generalmente feliz y positiva? Por lo que puedo recordar, siempre esperé hasta que mi madre estaba de buen humor, o hasta que tuve algo positivo que decirle de antemano.

Este es el mismo principio.

Lo que también podrías hacer es preguntarle a la madre acerca de algo de lo que sabes que le encanta hablar. Pregúntale sobre el programa de televisión que le encanta ver. Cualquier cosa que aumente su estado de ánimo servirá. Y sólo después de haber hecho eso, le hablas de la taza rota.

Así que, la próxima vez que estés hablando con alguien, trata de dirigir la conversación a algo que a la otra persona le interese. Pronto verás que la conversación se vuelve mucho más animada y agradable.

Haga que la otra persona se sienta importante – y hágalo sinceramente

Principio 6

Hay una ley muy importante de la conducta humana. Si obedecemos esa ley, casi nunca nos meteremos en problemas. De hecho, esa ley, si se obedece, nos traerá innumerables amigos y felicidad constante. Pero en el mismo instante en que rompamos la ley, nos meteremos en problemas interminables.

La ley es la siguiente: Siempre haga que la otra persona se sienta importante. John Dewey, como ya hemos señalado, dijo que el deseo de ser importante es el impulso más profundo en la naturaleza humana; y William James dijo: "El principio más profundo en la naturaleza humana es el anhelo de ser apreciado". Como ya he señalado, es este impulso lo que nos diferencia de los animales. Es este impulso el que ha sido responsable de la civilización misma.

Quieres la aprobación de aquellos con los que te pongas en contacto. Quieres que te ayes de tu verdadero valor. Quieres la sensación de que eres importante en tu pequeño mundo. No quieres escuchar halagos baratos e insensibles, pero sí anhelas un aprecio sincero. Todos queremos eso.

Esto es importante.

Todos anhelamos aprecio y un sentimiento de importancia. Todos queremos aprobación. Todos queremos saber que estamos haciendo un buen trabajo, que somos buenas personas, que otras personas como nosotros, que nos aprecian y que somos importantes.

La pregunta es: ¿Cómo hacemos que otras personas se sientan importantes? ¿Cómo podemos nutrir este profundo deseo en otras personas?

Una manera de hacerlo es hacernos esta pregunta: ¿Qué puedo admirar realmente de esta persona?

Digamos que alguien obviamente va al gimnasio a menudo y tiene muchos músculos. Esto sería algo que admirar de él. Así que en ese caso podríamos decirle, "Hombre, eres toda una máquina ¿eh?" "¡Esos son unos enormes brazos de fcking!" "¿Con qué frecuencia entrenas en una semana?" "Estoy seguro de que estás trabajando duro para eso eh?"

Esto hace tantas cosas grandes en tantos niveles diferentes. Primero, le da una sensación de importancia. Recibe aprecio y sabe que todas las horas difíciles que pasa en el gimnasio son reconocidas por otras personas. Esto hace que ya se sienta muy bien consigo mismo. En segundo lugar, al preguntar sobre su frecuencia de entrenamiento, le das autoridad que está dando a entender que debe saber mucho sobre el ejercicio. Ahora puede enseñarte un poco al respecto. Tercero, tiene la oportunidad de hablar de algo que le interesa.

Todas estas son grandes cosas para ti. En ese escenario es casi imposible.que a esta persona no le gustes.

Así de poderosa puede ser esta pequeña estrategia.

En conclusión:

Encuentra algo que realmente puedas admirar sobre otra persona y hazle un cumplido sincero y honesto. Esto le da a la otra persona un sentimiento de importancia y lo hace como tú a su vez.

PARTE 3: Cómo ganar a las personas a tu manera de pensar (12 Principios)

Muy bien, así que esas eran 6 maneras de hacer que otras personas como tú. Ahora cambiaremos un poco de marcha y veremos 12 principios para ayudarte a ganar a la gente a tu forma de pensar.

¡Vamos a por ello!

La única manera de obtener lo mejor de un argumento es evitarlo

Principio 1

No puedes ganar una discusión. No puedes porque si lo pierdes, lo pierdes; y si lo ganas, lo pierdes. ¿por qué? Bueno, supongamos que triunfas sobre el otro hombre y disparas su argumento lleno de agujeros y demuestras que no es compos mentis. ¿Y luego qué? Te sentirás bien. ¿Pero qué hay de él? Lo has hecho sentir inferior. Has herido su orgullo. Le resentirá tu triunfo.

DEBEMOS evitar discusiones como la plaga.

No hay nada que ganar y todo que perder. ¿Cuántas amistades se han roto por una discusión tonta? ¿Cuántos matrimonios se han divorciado debido a discusiones constantes? ¿Cuánto dolor, tristeza, resentimiento, odio, sentimientos heridos, muertes e incluso guerras han sido causados por argumentos tontos?

Carnegie dice que no podemos ganar una discusión. Incluso si ganamos "oficialmente", todo lo que obtenemos es alguien que se resiente de nosotros y probablemente espera la oportunidad de golpear de nuevo. Piénsalo. La persona que ha perdido la discusión se siente avergonzada, incómoda, herida en su orgullo, y probablemente se siente muy enojada con usted. El perdedor de cualquier argumento podría pensar algo como esto: "¿Y qué!? ¿Tenías razón? ¡Importante! ¿Realmente tuviste que avergonzarme delante de otras personas? Fucking inteligente! ¡Espera la venganza! ¡La venganza es dulce madre***!"

Le hiciste sentir inferior y como resultado de eso ahora quiere darte un puñetazo en la cara…

Así que, incluso si tienes razón, ¿qué producirá discutir sobre ello? ¿Por qué probar que la otra persona está equivocada? ¿Eso hará que la otra persona sea como tú? ¿Por qué no dejar que salve la cara?

Recuerda, no tienes nada que ganar "ganando" un argumento y todo lo que perder.

Mostrar respeto por las opiniones de la otra persona. Nunca digas, "Te equivocas".

Principio 2

Puedes decirle a la gente que se equivocan por una mirada o una entonación o un gesto tan elocuentemente como puedas en palabras – y si les dices que están equivocados, ¿haces que quieran estar de acuerdo contigo? ¡Nunca! Porque has dado un golpe directo a su inteligencia, juicio, orgullo y autoestima. Eso les hará querer contraatacar. Pero nunca les hará querer cambiar de opinión. Entonces puedes lanzarles toda la lógica de un Platón o un Immanuel Kant, pero no alterarás sus opiniones, porque has herido sus sentimientos.

¿Qué pasa cuando le dices a alguien que está equivocado? Instantáneamente lo verán como un desafío y tratarán de demostrar que tienen razón. Comenzarán a explicar y justificar su versión de las cosas y ustedes dos pronto se encontrarán en medio de una acalorada discusión.

Por lo general, tales discusiones son enormes batallas de ego y todo el mundo está tratando de demostrar a los demás y a todos los demás a su alrededor que es más inteligente, más inteligente y lo más importante: que él es DERECHO!

Lo peor de todo esto es lo peor:

No tienes NADA que ganar, excepto un poco de satisfacción del ego.

Si usted prueba que están equivocados "oficialmente", entonces dos cosas sucederán. Primero, te resentirán, porque has herido su orgullo y sus sentimientos. En segundo lugar, harán todo lo posible para demostrar que estás equivocado. Querrán contraatacar. No te creerán, pero tratarán de descubrir que en realidad tenían razón. Podrían, dependiendo del desacuerdo, golpear a Google durante unas horas para tratar de encontrar que tal vez tenían razón. Ellos intentarán todo para descubrir que tenían razón.

Esto es lo que definitivamente NO sucederá:

Ellos NO querrán estar de acuerdo con usted y que NO querrá cambiar de opinión.

Entonces, ¿qué debemos hacer en su lugar?

Si una persona hace una declaración que usted piensa que está mal – sí, incluso que usted sabe que está mal – no es mejor comenzar diciendo: "Bueno, ahora, mira, pensé lo contrario, pero puedo estar equivocado. Con frecuencia lo soy. Y si me equivoco, quiero que me enten bien. Vamos a examinar los hechos.

¡Qué reacción diferente traerá!

En lugar de usar frases insultantes, debemos empezar a usar frases que hagan saber a la otra persona que las entendemos y respetemos su opinión.

¡Te equivocas!

¡Una idea terrible!

¡Eso nunca funcionará en un millón de años!

Tales frases no funcionarán muy bien… Pruebe esto en su lugar:

Bueno, mira, pensé lo contrario, pero puede que me equivoque. Con frecuencia lo soy. Y si me equivoco, quiero que me enten bien. Examinemos los hechos.

Bueno, eso es posible. Pensé que, pero podrías tener razón.

Eso puede ser, sí. Lo creo, pero podría estar equivocado.

DEBEMOS tratar de ver la situación desde la perspectiva de la otra persona.

¡Desde la perspectiva de la OTRA PERSONA! Si le dices que su idea apesta, puede pensar a sí mismo: "¡Qué agujero! ¡He pasado 5 días ideando esa idea! ¡Estoy seguro de que tampoco tiene una idea mejor! ¡Déjame demostrarle a ese tipo lo idiota que es!" ¿Cómo nos va a ayudar eso? Consejo: ¡NO lo es!

Al tratar con personas, tenemos que tener mucho cuidado de no herir sus sentimientos, orgullo, autoestima u otras sensibilidades. Tenemos que respetar su opinión y ver la situación desde su perspectiva.

Si vas a probar algo, no dejes que nadie lo sepa. Hazlo sutilmente, tan hábilmente, que nadie se sienta que lo estás haciendo.

Si se equivoca, admítelo rápida y enfáticamente

Principio 3

Hay un cierto grado de satisfacción en tener el valor de admitir los errores de uno. No sólo limpia el aire de culpa y defensividad, sino que a menudo ayuda a resolver el problema creado por el error.

Cualquier tonto puede tratar de defender sus errores – y la mayoría de los tontos lo hacen – pero levanta uno por encima de la manada y le da a uno un sentimiento de nobleza y júbilo para admitir los errores de uno.

Carnegie cuenta la historia de llevar a su perro al parque sin correa, y luego chocar con un oficial de policía que lo regañaba, porque era contra la ley. Carnegie sabía que a su perro no le gustaría estar con correa así que lo dejó correr libre de nuevo la próxima vez. Se encontró con el oficial de nuevo y sabía que estaría en problemas. En lugar de esperar a que el oficial de policía lo regañara de nuevo, Carnegie habló primero, se disculpó, admitió que estaba equivocado, admitió que no debería haberlo hecho, y que no volverá a suceder.

El oficial de policía estaba desconcertado y no sabía qué decir al principio. Luego respondió en un tono muy suave, le dijo a Carnegie que estaba bien, que estaba exagerando, e incluso le dijo que sacara a su perro de la correa al otro lado de la colina donde no lo vería.

Ese policía, siendo humano, quería un sentimiento de importancia; así que cuando comencé a condenarme, la única manera en que podía nutrir su autoestima era tomar la actitud magnánima de mostrar misericordia.

Creo que ese policía también ganó un sentimiento de importancia al ponerse por encima de la ley al permitir que Carnegie dejara a su perro fuera de la correa al otro lado de la colina donde no lo vería.

Ahora pregúntate qué habría pasado si Carnegie no admitiera que estaba equivocado y en su lugar se habría defendido y tratado de justificar su decisión. Los dos habrían terminado en una mala discusión sobre si esa ley tiene sentido o no y que todo el mundo tiene que obedecer la ley incluso si no piensan que tiene sentido blablabla… ¿Habría hecho eso a los dos mejores amigos? Probablemente no.

Así que, la próxima vez que te equivoques, admítelo. No trates de bailar alrededor de él e intenta cubrirlo con azúcar. Es mejor admitir tu error, decir que lo sientes y mostrar contrición.

Además, si has cometido un error que puede pasar desapercibido, desafíate a señalarlo y admitir tu error. Eso te ahorrará mucha energía que esperar y esperar en secreto que nadie se enterará.

Comience de una manera amistosa

Principio 4

Si tu temperamento se despierta y te vas con alguien y le dices una o dos cosas, podrías sentirte bien después, pero ¿cómo se siente esa persona? ¿Quieren estar de acuerdo con tus puntos después de que los avergonzaste y atacaste su orgullo?

Estás enojado o frustrado con alguien y tu reacción natural es ir a esa persona y decirle directamente en la cara lo que está pasando. ¡Descargas tus sentimientos hacia ellos y les dices tu opinión adecuadamente! Pheeew que se sentía genial! ¡Les mostraste de qué estás hecho! Eso les enseñará una o dos lecciones, ¿verdad?!?

Piensa en la otra persona por un segundo. ¿Le vas a gustar? NOOOO! ¡Ni un poquito! Te resentirá y te despreciará y esperará una oportunidad para la venganza.

No podemos obligar a alguien a estar de acuerdo con nosotros.

El sol puede hacer que te quites el abrigo más rápido que el viento; y la amabilidad, el enfoque amistoso y la apreciación pueden hacer que la gente cambie de opinión más fácilmente que todo el bluster y el asalto en el mundo.

Lo que podemos hacer en su lugar es ser amables y amables como el sol. Podemos entrar y decir, "Oye, creo que esto realmente no funcionó como estaba planeado. Sentémonos, hablemos de esto y veamos si podemos hacer esto bien". En otras palabras, podemos comenzar de una manera amistosa.

Finjamos que su arrendador le envía una carta anunciando que el alquiler subirá por segunda vez en un corto período de tiempo. ¡No puedes permitirte eso! Estás enojada y piensas que el casero es un cerdo codicioso. Tu primera idea es ir a él y hacerlo por ser tan codicioso. Luego te detienes y piensas y te das cuenta de que esto nunca convencerá al propietario de bajar el alquiler de nuevo. Así que te recuerdas lo que Carnegie nos aconseja que hagamos en su lugar: Comienza de una manera amistosa.

Así que esto es lo que haces:

Dile al propietario que realmente te gusta el apartamento y el vecindario aquí. Dile que está haciendo un buen trabajo dirigiendo el lugar. Dile todas las cosas buenas que disfrutas. Hemos detectado un problema desconocido. El punto es: Empiezas de una manera amistosa y sólo entonces le dices que te encantaría quedarte otro año o dos, pero simplemente no puedes permitírtelo. Ahora, las posibilidades son mucho mejores de que al menos lo piense. Es muy probable que ahora trate de entender su posición, así y luego le permite salir con el alquiler más bajo.

Así que, siempre empieza de una manera amistosa. Elija el enfoque amable y amable. Sé como el sol, no como el viento.

Consiga que la otra persona diga "Sí, sí" inmediatamente

Principio 5

Al hablar con la gente, no empieces por discutir las cosas en las que difieres. Comience haciendo hincapié -y siga haciendo hincapié- en las cosas en las que está de acuerdo. Sigue enfatizando, si es posible, que ambos están esforzándose por el mismo fin y que su única diferencia es una de método y no de propósito.

Cuando estamos hablando con alguien, siempre debemos comenzar con las cosas en las que estamos de acuerdo. De hecho, deberíamos hacerlo a lo largo de la conversación. Queremos enfatizar constantemente que estamos en el mismo barco, tratando de lograr el mismo objetivo, y que la única diferencia es el método, no el de propósito.

Hemos hablado de esto bastantes veces en principios anteriores. Mientras estés hablando de intereses (o propósitos) que ambos comparten, todo es suave y bien. Sin embargo, una vez que empiezas a hablar de cosas en las que no estás de acuerdo, una pelea no está demasiado lejos, y tus posibilidades de convencer a esa persona de tu forma de pensar se hacen cada vez más pequeñas.

La clave aquí es evitar que su oponente diga "No", porque ese es un sentimiento muy difícil de superar. Una vez que la otra persona ha dicho "No", su orgullo y ego están involucrados. Ahora debe ser coherente con su respuesta y su punto de vista.

Tenga eso en cuenta: Un "No" es muy difícil de superar.

Consiga que la otra persona diga "Sí, sí" al principio. Evitar que su oponente, si es posible, diga "No". Una respuesta "No", según el profesor Overstreet, (*) es un hándicap muy difícil de superar.

Es por eso que Carnegie sugiere que empecemos por conseguir que la otra persona diga "Sí, sí", ya que esto mueve a la persona en una dirección afirmativa.

Digamos que eres un niño y quieres preguntarle a tu madre si puedes conseguir un perro. Lo que no querrías hacer en esa situación es preguntarle directa: "Mamá, ¿puedo conseguir un perro?" Esto hace que sea demasiado fácil para tu madre decir "No". Y una vez que ella ha dicho que no, estás bastante atado. En su lugar, comience por conseguir que ella esté de acuerdo con usted en algunas cosas, de manera similar a esto, "¡Hola mamá! Acabo de ver un impresionante documental sobre perros. Sabes que realmente los amo, ¿verdad (ella debería saber y decir que sí)? Y sabes que siempre he querido tener una mascota, ¿verdad? Por lo tanto, usted consigue el punto… la harías decir "Sí" a unas cuantas preguntas y luego le preguntarías si podías tener un perro. De esa manera, tus posibilidades deberían ser mucho mejores.

Siempre que quieras obtener un "Sí" al final, comienza por conseguir un poco de "Sís" primero y conseguir que la persona esté de acuerdo contigo. Entonces esa persona está afirmativa, la conversación estará en un tono agradable, y usted es la posibilidad de conseguir su camino son mucho mejores.

Deje que la otra persona haga una gran cantidad de la charla

Principio 6

La mayoría de las personas que tratan de ganar a los demás a su forma de pensar hablan demasiado ellos mismos. Deja que las otras personas se hablen a sí mismas. Saben más sobre sus negocios y problemas que tú. Así que hazles preguntas. Deja que te digan algunas cosas.

Si no está de acuerdo con ellos, puede verse tentado a interrumpir. Pero no lo hagas. Es peligroso. No te prestarán atención mientras todavía tengan muchas ideas de su propia llanto de expresión. Así que escucha pacientemente y con la mente abierta. Sé sincero al respecto. Anímelos a expresar plenamente sus ideas.

No es la primera vez que Carnegie nos aconseja que dejemos que el otro hable la mayor parte de la charla. Es porque es IMPORTANTE…

Esto es tan cierto:

Cuando tratamos de convencer a alguien de nuestras ideas, planes, o lo que sea, entonces normalmente hablamos, hablamos y hablamos un poco más sobre por qué es una gran idea y esto y eso y blablabla… Dale Carnegie dice que este es el enfoque equivocado, especialmente si la otra persona está enojada, molesta o simplemente ve las cosas desde una perspectiva completamente diferente.

Al dejar que la otra persona hable, demuestras que te importa y quieres escuchar su opinión. Si los interrumpes no escucharán de todos modos porque todavía tienen todas sus opiniones y cosas que decir corriendo a través de sus cabezas. Deja que hablen hasta que estén "vacíos" y receptivos para tu perspectiva.

Así que la próxima vez que discutas con alguien, deja que la otra persona hable ella misma. Déjala vaciarse por completo y ver si eso no mejora la situación DRAMÁTICAMENTE.

Carnegie hace otro punto interesante que quiero compartir con ustedes:

Incluso nuestros amigos preferirían hablar con nosotros sobre sus logros que escucharnos jactarse de los nuestros. La Rochefoucauld, el filósofo francés, dijo: "Si quieres enemigos, sobresale a tus amigos; pero si quieres amigos, deja que tus amigos te sobresalgan". ¿Por qué es verdad? Porque cuando nuestros amigos nos sobresalen, se sienten importantes; pero cuando los sobresalimos, ellos -o al menos algunos de ellos- se sentirán inferiores y envidiosos.

Esto es importante. No le digas constantemente a tus amigos lo increíble que eres. No digas, "Soy tan increíble. Acabo de recibir un premio por esto y eso. Hombre, soy genial. Ayer trabajé increíblemente duro. Hice un turno de 14 horas. ¡¿Qué tan malo es eso?! Soy tan productivo. ¡Seré el rey del mundo!" ¿Sabes lo que esto hará? Hará que tus amigos se cuestionen a sí mismos. Se darán cuenta de que NO han logrado tanto como tú. Empezarán a sentirse terribles consigo mismos y como resultado de eso, te envidiarán y te resentirán.

Es mejor seguir los consejos de Carnegie y dejar que tus amigos te sobresalgan. Que se sientan bien consigo mismos, en lugar de mostrarles sus defectos y defectos.

Que la otra persona sienta que la idea es suya

Principio 7

¿No tienes mucha más fe en las ideas que descubres por ti mismo que en las ideas que te entregan en bandeja de plata? Si es así, ¿no es un mal juicio tratar de meter sus opiniones en la garganta de otras personas? ¿No es más sensatez hacer sugerencias y dejar que la otra persona piense en la conclusión?

¿Te gusta que te digan qué hacer? Fck no, ¿verdad? Prefieres pensar por tu cuenta. Independientemente. Tienes tus propias ideas. No necesitas que te digan qué hacer. Pfff…

¿Y adivina qué? ¡Todos los demás se sienten exactamente lo mismo! Todos preferimos tener nuestras propias ideas y actuar según nuestras propias ideas.

Entonces, ¿por qué no usar esto para nuestra ventaja? ¿Por qué no dejar que la otra persona tenga la idea? ¿O al menos dejar que piense que fue idea suya? Si nos importan los resultados, ¿no sería eso lo más inteligente que se puede hacer de todos modos? ¿A quién le importa si obtenemos el crédito o no? Son los resultados los que cuentan.

Si tenemos una gran idea, podemos tratar de hacer sugerencias y llevar a la otra persona a esa idea. Si tenemos suerte de que la otra persona llegue allí, grita "¡Eureka!" y está 100% convencido de la idea y 100% motivado para ejecutar esa idea. ¡Gran! Ahora nos vamos a las carreras y el resultado ya está casi conseguido.

Carnegie es el ejemplo del Sr. Wesson que vendió bocetos para empresas de diseño. Después de fallar cientos de veces en conseguir que un estudio comprara sus bocetos, cambió su enfoque. Creó algunos bocetos incompletos y preguntó a los compradores potenciales qué añadirían para que los bocetos sean útiles para ellos. Los estilistas ofrecieron sus ideas, el Sr. Wesson completó los bocetos en consecuencia, y al final pudo venderlos todos.

Si realmente nos preocupamos por los resultados, darles crédito a otras personas permitiéndoles sentir que fue su idea es una gran manera de lograr los resultados que buscamos.

Intente honestamente ver las cosas desde el punto de vista de la otra persona.

Principio 8

Recuerde que otras personas pueden estar totalmente equivocadas. Pero no lo creen. No los condenes. Cualquier tonto puede hacer eso. Trata de entenderlos. Sólo la gente sabia, tolerante y excepcional trata de hacer eso.

Hay una razón por la que el otro hombre piensa y actúa como lo hace. Ferret fuera de esa razón – y usted tiene la clave de sus acciones, tal vez a su personalidad.

Intenta honestamente ponerte en su lugar.

Este principio ha hecho apariciones de invitados en casi todos los demás principios hasta ahora. Como dije al principio, muchos principios comenzarán a superponerse y a volverse un poco repetitivos. Esto es algo bueno, ya que realmente conducirá a casa los principios clave que deberíamos aplicar al interactuar con las personas.

Este principio es la mayor importancia absoluta al tratar con personas.

Debemos entender que incluso si otras personas están completamente equivocadas, no creen que lo estén. Creen que tienen razón. Desde su perspectiva están actuando lógicamente.

Así que siempre debemos tratar de ver una situación desde su punto de vista. Debemos preguntarnos: "¿Cómo me sentiría si estuviera en su lugar? ¿Cómo reaccionaría si estuviera en su lugar? ¿En qué está pensando? ¿Por qué no quiere hacer esto? ¿Por qué no le gusta eso? ¿Qué cree de esto? ¿Cómo reaccionará si digo XYZ? ¿Qué pensará si hago esto o eso? ¿Qué impacto tendrá esto en su vida? ¿Cómo le afectará esto? ¿Cómo cambiará esto su situación? ¿Qué le gustaría obtener de esta situación? ¿Cuál es su objetivo final aquí? ¿Qué está tratando de sacar de esto?

Si hacemos esto y realmente entendemos los motivos, intereses, formas de pensar, etc. de la otra persona si realmente entendemos el punto de vista de esa persona, entonces todo se vuelve mucho más fácil.

Por supuesto, este "entender a otras personas y ver las cosas desde su punto de vista" no sucederá de la noche a la mañana. Es una habilidad que debe ser entrenada como cualquier otra habilidad y te recomiendo que empieces a desarrollar esa habilidad. Puede ahorrarle mucho tiempo, energía y frustración al tratar con otras personas.

Sea comprensivo con las ideas y deseos de la otra persona

Principio 9

Tres cuartas partes de las personas que conocerás tienen hambre y sed de simpatía. Dáselo a ellos, y ellos te amarán a ti.

Esto es increíble!!

La gente quiere ser escuchada y lo más importante: La gente quiere ser entendida. Gente. Quiero. Para. Ser. Entendido. Quieren saber que entiendes sus opiniones y problemas.

Recuerdo cuando estaba leyendo un libro de dieta y descubrí que muchas personas con sobrepeso no tienen la culpa de su peso y que realmente es difícil perder peso. Cuando se lo dije a mi mamá, su reacción fue desconcertante: "¡LO SABÍA! ¿NO TE DIJE SIEMPRE EXACTAMENTE ESO?" Estaba completamente feliz. Casi extasiado. Simplemente porque estuve de acuerdo en su punto de vista. Simplemente porque se sentía entendida. Porque ahora podría entender sus luchas, entender que no es su culpa, y entender que está fcking difícil. Como siempre ha estado diciendo.

Carnegie también nos da una frase mágica que detiene los argumentos, crea interacciones positivas y hace que otras personas te escuchen atentamente:

"No te culpo en absoluto por sentir la forma en que lo haces. Si yo fuera usted, sin duda sentiría de la misma manera.

Esto es lo bueno de esta línea: Podemos decirlo y ser 100% sinceros, porque si fuéramos la otra persona, en su situación, con sus problemas, necesidades, deseos, etc…, entonces de hecho sentiríamos de la misma manera que ella.

Aquí hay algunas frases similares que podríamos usar…

"Mira, lo entiendo totalmente. Si yo fuera tú, no estoy seguro de si lo haría…"

"No te culpo. Creo que sería genial si pudieras unirte a nosotros… Pero entiendo que es una decisión difícil. Yo tampoco lo sabría en su situación.

"Sí. Creo que tienes toda la razón. Si yo fuera usted, probablemente me sentiría exactamente de la misma manera.

El punto es simple:

A la gente le encanta sentirse entendida.

Apelar a los motivos más nobles

Principio 10

Una persona suele tener dos razones para hacer una cosa: una que suena bien y una real.

La persona misma pensará en la verdadera razón. No necesitas enfatizar eso. Pero a todos nosotros, siendo idealistas de corazón, nos gusta pensar en motivos que suenan bien. Así que, para cambiar a la gente, apelar a los motivos más nobles.

Esta es una técnica bastante ordenada que se puede utilizar de muchas maneras.

La premisa subyacente es que todos tenemos esos dos motivos, el que suena bien (el motivo más noble) y el verdadero. Por lo general, las personas mismas saben muy bien que hacen algo por la verdadera razón, pero ¿por qué no deberíamos hacer que se sientan bien haciendo hincapié en los motivos más nobles?

Si sabes exactamente que tu amigo Mike hace un cierto trabajo sólo por el dinero, pero te dice que lo hace para ayudar a otras personas. ¿Por qué diablos le dirías algo como, "ay, Mikey! Todos sabemos que lo haces por el dinero. Es obvio. Quiero decir que está bien, pero eres un buscador de oro, hermano! ¿Por qué enfatiza rías el verdadero motivo? Eso sólo lo hará sentir mal y justificarse. En vez de eso, sólo déjalo tener su motivo más noble y sé como, "¿Oh tu nuevo trabajo? Sí, creo que es genial. Creo que estás ayudando a mucha gente haciendo eso. Definitivamente es bastante genial." Apelar al motivo superior de ayudar a la gente. Eso lo hará sentir bien y te pondrá en una buena posición para ganarlo a tu forma de pensar.

O imaginemos que sus hijos están teniendo una disputa y usted quiere que se detengan. Así que habla con el hermano mayor y dile, "Buddy, quiero que dejes de discutir con tu hermanito. Quiero decir que probablemente tengas razón, pero es tu hermanito. Eres más maduro. Para mí, eres como su guardaespaldas. Su protector. Cuida de él y lo estás protegiendo como lo hacen los grandes hermanos mayores. Te está admirando… ¿Lo sabes bien? Así que deja de discutir, y ve a jugar afuera con él un poco. Estás apelando a todo tipo de motivos superiores: Madurez, protector, guardaespaldas, cuidador, ser el ideal para su hermano menor, ser un gran hermano mayor, etc… Ese chico ahora tratará de cumplir con todos estos rasgos de personalidad que su padre le ha "dado". Dejará de discutir e irá a jugar con su hermano menor afuera (sintiendo que es un gran hermano mayor).

Puedes usar esto cada vez que quieras que otra persona haga algo.

Quieres que tu amigo empiece a comer sano ("Siempre te has cuidado muy bien de ti mismo…")

¿Quieres que alguien te escuche? ("Me pareces alguien que es un gran oyente…")

¿Quieres que un amigo te dé algo? ("Siempre eres tan generoso…")

¿Quieres que alguien haga…? ("¿Sabes lo que me gusta de ti? Siempre eres tan…")

Cuando dices esas cosas, la gente tratará de demostrarte que es verdad. "Oh, sí, tiene razón! Soy un buen oyente." "Sí, tiene toda la razón. Me he cuidado muy bien. Es lógico que empiece a hacer ejercicio". "Oh, él tiene tanta razón. Siempre he sido generoso con otras personas. Puedo darle eso…" ¿Ves cómo funciona esto? La otra persona siempre tratará de emular el motivo superior que le has asignado o dado.

No hace falta decir:

SOLO use estos poderes para cosas positivas y NO para tomar el control del mundo… Quiero decir que siempre me has parecido una persona amable, amable y pacífica de todos modos. Así que probablemente no necesitaría decírtelo, ¿verdad?

Dramatizar sus ideas

Principio 11

Este es el día de la dramatización. Sólo decir una verdad no es suficiente. La verdad tiene que hacerse vívida, interesante, dramática. Tienes que usar el showmanship. Las películas lo hacen. La televisión lo hace. Y tendrás que hacerlo si quieres atención.

Vivimos en un mundo gobernado por distracciones. Si queremos la atención de alguien, tenemos que usar el showmanship. ¡Tenemos que DRAMATIZAR nuestras ideas de una manera que despierte a la otra persona! Debe ser diferente, vívido, interesante y dramático.

Si un hombre le propone matrimonio a una mujer, se arrodilla para mostrar la importancia de sus sentimientos hacia esa mujer.

Si quieres demostrar que algo es grande, compáralo con otra gran cosa. Muéstrales una foto de la Torre Eiffel con aspecto de enano junto a tu nueva super torre.

En lugar de decirles cuántos acres de gran tamaño es tu campo, diles cuántos campos de fútbol igualaría.

Si su negocio está perdiendo dinero en cada venta, tire algunas monedas en el suelo para ilustrar eso. ¡Eso los despertará!

El punto es simple:

Si quieres obtener ATENCION por tus ideas u opiniones, piensa en formas creativas de hacer tu mensaje más INTERESANTE, VIVID, CHARISMATIC Y DRAMATIC.

Lanza un desafío.

Principio 12

Que Charles Schwab lo diga con sus propias palabras: "La manera de hacer las cosas", dice Schwab, "es estimular la competencia. No me refiero a una manera sórdida, que obtenga dinero, sino en el deseo de sobresalir".

¡El deseo de sobresalir! ¡El desafío! ¡Tirando el guante! Una forma infalible de atraer a la gente de espíritu.

Eso es lo que toda persona exitosa ama: el juego. La oportunidad de la autoexpresión. La oportunidad de probar su valor, de sobresalir, de ganar. Eso es lo que hace que las carreras de pies y los concursos de llamadas de cerdos y de comer pasteles. El deseo de sobresalir. El deseo de un sentimiento de importancia.

¿Alguna vez has oído hablar de la expresión Sé el mejor – Joder el resto ?

La mayoría de nosotros tenemos este profundo deseo de lograr, de sobresalir, de ser mejores que otros, de ser en última instancia el MEJOR. Nadie quiere perder. Nadie quiere el premio de consolación. ¡Fck el premio de consolación! ¡Queremos GANAR!

Este principio es realmente sencillo. Carnegie dice que si nada más funciona, acaricia ese deseo de sobresalir y lanzar un desafío.

Recuerdo cuando intenté convencer a mi hermano menor de jugar conmigo (generalmente Super Smash Brothers en la Nintendo 64). Lo último que solía intentar era algo como esto: "Oh, está bien. Sólo tienes miedo de perder, porque sabes que no tienes ninguna oportunidad. Está bien. Soy demasiado bueno para ti. No, en serio. Está bien. A nadie le gusta perder todo el tiempo". Curiosamente, esta mierda funcionó increíblemente bien.

De todos modos, la próxima vez que quieras que alguien haga algo, lanza un desafío y apela a su necesidad de sobresalir.

Dile a tus hijos que quien coma ese brócoli más rápido recibirá más postre.

Dile a tus vendedores que quien haga más ventas reciba un bono.

Dile a tus bebés gemelos que caga en sus mimos menos a menudo, ge… (lol, no importa!)

Usted entiende el punto:

A nadie le gusta perder, pero a todo el mundo le encanta ganar y ser el MEJOR. Si quieres que alguien haga algo, puede ayudar apelar a su necesidad de sobresalir y lanzar un desafío.

Ser un líder: Cómo cambiar a las personas sin ofender o despertar resentimiento (9 Principios)

PARTE 4

Por lo tanto, has aprendido que criticar a la gente no suele ser muy eficaz. Sin embargo, ¿y si hay una situación en la que debas hacerlo? Quiero decir, seamos reales…

Habrá momentos en los que necesitemos corregir a otras personas, necesitamos mostrar un amor duro, dar consejos o criticar a alguien para cambiar las cosas para mejor.

Sin embargo, hay un millón de maneras de hacerlo. Así que en esta parte, aprenderás los 9 principios de Dale Carnegie para cambiar las opiniones de las personas sin ofender o despertar resentimiento.

Comience con elogios y apreciación honesta

Principio 1

Comenzar con elogios es como el dentista que comienza su trabajo con novocaína. El paciente todavía tiene una perforación, pero el novocaína es analgésico.

Siempre es más fácil escuchar cosas desagradables después de haber escuchado algunos elogios de nuestros buenos puntos.

Permítanme repetirlo: Siempre es más fácil escuchar cosas desagradables después de haber escuchado algunos de nuestros buenos puntos. Por lo tanto, cuando estamos tratando de corregir el error de alguien o criticar a esa persona, entonces siempre debemos empezar hablando de las cosas buenas, las cosas que la persona hizo bien.

Casi se puede ver como un sándwich. La capa inferior es el elogio, el medio es su crítica, y la capa superior es algo positivo (como elogios) de nuevo.

Es crucial que el elogio se desaproba. No puedes simplemente decir, "En general es bueno, PERO esto y eso y esto aquí y allá… estas cosas apestan! ¡Tienes que arreglar estas cosas! Oh, pero en general era bueno…" Eso no servirá de nada. Debes hacerlo de una manera sincera y de una manera que la otra persona lo entienda. Señale los detalles y las pequeñas cosas que le gustaron: "Esta primera parte fue genial. Claramente lo hiciste muy bien y agregaste XYZ. Está bien dicho e incluso hiciste esta otra cosa también que me pareció genial. En la parte 2 hay algunas cosas que me gustaría tener una mirada más cercana (entonces empezar con una crítica constructiva)." Recuerde que todos apreciamos a CRAVE. Si hemos hecho algo bien, por favor háganoslo saber y mostrar un poco de agradecimiento por ello…

Si estás en una posición de liderazgo (madre, padre, jefe, jefe de equipo, entrenador, etc…) y tienes que criticar a alguien, siempre comienza con elogios y las cosas que esta persona hizo bien. Después de eso es mucho más fácil para la otra persona escuchar cosas desagradables.

Llamar la atención a los errores de la gente Indirectamente

Principio 2

Charles Schwab estaba pasando por una de sus fábricas de acero un día al mediodía cuando se encontró con algunos de sus empleados fumando. Inmediatamente por encima de sus cabezas había una señal que decía "No fumar". Schwab señaló el letrero y dijo: "¿No puedes leer?" Oh, no not Schwab. Se acercó a los hombres, entregó a cada uno un cigarro y le dijo: "Lo apreciaré, muchachos, si fuman esto por fuera". Sabían que sabía que habían roto una regla, y lo admiraban porque no dijo nada al respecto y les dio un pequeño regalo y los hizo sentir importantes. No podrías evitar amar a un hombre así, ¿verdad?

Llamar la atención sobre los errores de uno indirectamente hace maravillas con personas sensibles que pueden resentirse amargamente cualquier crítica directa.

Ya sabemos que cuando queremos corregir a alguien, debemos empezar con elogios. Genial. Desafortunadamente, la mayoría de la gente sigue ese buen comienzo con la temida palabra B… ya conoces la palabra… "PERO". Ugh. Palabra fea y fea. Personalmente, trato de usarlo lo menos posible. Sé que dicen que no debemos juzgar las palabras, pero el chico hace mucho daño, ¡¿o qué?!

"Patrick estamos muy orgullosos de ti. Has obtenido mejores calificaciones este año. Pero si trabajaras un poco más duro, podrías hacerlo mucho mejor".

Patrick podría ser alentado y sentirse bastante bien consigo mismo, hasta que escuche la palabra "pero". Esto inmediatamente lo hace cuestionar la sinceridad de los elogios iniciales y se preguntará si ese elogio no fue sólo una con cargo a la crítica de los padres. La palabra "pero" puede, en ciertas situaciones, anular por completo lo que se ha dicho antes. Recuerde este ejemplo: "En general es bastante bueno, PERO… " Que "en general es bastante bueno" se anula completamente por el siguiente "pero".

Carnegie nos aconseja cambiar esta palabra fea por la palabra mucho más hermosa "y". Veamos qué va a hacer eso: "Patrick estamos muy orgullosos de ti. Has obtenido calificaciones mucho mejores este año, y si trabajas un poco más duro el próximo semestre, lo harás aún mejor". ¡Ahora estamos hablando! En esta situación no hay crítica directa. En su lugar, hay REFUERZO POSITIVO y el reconocimiento de que puede hacerlo aún mejor la próxima vez. Recuerde que las recompensas positivas funcionan mucho mejor para cambiar el comportamiento de las personas que la crítica negativa.

La próxima vez que tengas que corregir a alguien, no uses la palabra "pero" y usa la palabra "y" en su lugar.

Dar críticas de una manera indirecta, positiva y edificante.

Hable sobre sus propios errores antes de criticar a la otra persona

Principio 3

No es tan difícil escuchar un recital de sus faltas si la persona que critica comienza admitiendo humildemente que él también está lejos de ser impecable.

Admitir los propios errores – incluso cuando uno no los ha corregido – puede ayudar a convencer a alguien para que cambie su comportamiento.

Esta es otra técnica para suavizar nuestra crítica.

Le dijimos a la otra persona que los entendemos, que esto también nos pasó cuando éramos más jóvenes, o que habría sucedido si hubiéramos estado en una situación similar. Esto le muestra a la otra persona que no es un completo idiota.

También esto le da una buena oportunidad para mejorar su relación con esa persona. Puedes contarle una historia divertida desde atrás cuando cometiste el mismo error; o tal vez su error fue aún peor. Así que entiendes totalmente que este error puede suceder, y dile que la próxima vez ella debería recordarlo y hacerlo mejor.

Puede utilizar frases como:

"Yo habría hecho lo mismo en su posición."

"No podrías haber sabido mejor."

"Yo tampoco lo sabía cuando empecé."

"Es totalmente normal cometer tales errores"

"No te preocupes, tales cosas pueden suceder. Me pasó muchas veces cuando estaba a tu edad"

Sea lo que sea… simplemente hazle saber a la otra persona que tú también cometes muchos errores y muéstrale que no es completamente retrasado por cometer esos errores. Hágale saber que está bien. Que habría sido más inteligente si lo hubiera hecho de otra manera, y que es bueno que ahora sepa y pueda hacerlo mejor la próxima vez.

Si usted puede utilizar una historia personal – incluso MEJOR! Esto ayudará a los dos a unirse y fortalecer la relación.

Haga preguntas en lugar de dar órdenes directas

Principio 4

Hacer preguntas no sólo hace que un pedido sea más agradable; a menudo estimula la creatividad de las personas a las que preguntas. Las personas son más propensas a aceptar una orden si han tenido una parte en la decisión que causó la emisión de la orden.

A nadie le gusta recibir órdenes.

A nadie le gusta que se le mande y escuchar "Hacer esto", "No hagas eso" todo el tiempo. No eres un perro, ¿verdad?

Así que lo que Carnegie nos dice que hagamos en lugar de mandar, es hacer preguntas o encontrar otra manera de llevarlos a la conclusión de que es la mejor acción a tomar desde su perspectiva.

Al hacer preguntas, le damos a la gente la oportunidad de llegar a la conclusión ellos mismos. Damos a la gente la oportunidad de hacer las cosas por sí mismos. Si piensan que han tenido un papel en la decisión, entonces están mucho más motivados y es probable que hagan lo que le gustaría que hicieran de todos modos.

Estos son algunos ejemplos que puede copiar:

"Se podría considerar…"

"¿Crees que eso funcionaría?"

"¿Crees que sería una buena idea?"

"¿Crees que sería inteligente si…?"

"¿Crees que sería inteligente para…?"

"Tal vez si lo hiciéramos de esta manera sería mejor. ¿Qué te parece?"

"Tal vez podríamos añadir…"

"Probablemente también podría hacer…"

"Es posible que desee…"

Estas sugerencias son mucho más agradables que "¡Haz esto o haz eso!" o "¡No hagas esto o no hagas eso!"

La próxima vez que quieras dar órdenes a tu esposa, hijos, empleados o compañeros de trabajo, intenta hacer preguntas en lugar de dar órdenes directas.

Deja que la otra persona salve la cara

Principio 5

¡Dejar que uno salve la cara! ¡Qué importante, cuán vitalmente importante es eso! ¡Y cuántos de nosotros nos detenemos a pensar en ello! Cabalgamos sobre los sentimientos de los demás, consiguiendo nuestro propio camino, encontrando la culpa, emitiendo amenazas, criticando a un niño o a un empleado delante de otros, sin siquiera considerar el dolor al orgullo de la otra persona. Mientras que unos minutos de pensamiento, una palabra considerada o dos, una comprensión genuina de la actitud de la otra persona, iría tan lejos hacia aliviar la picadura.

Este es un principio que realmente está cerca y es querido para mi corazón.

Si tenemos la opción de exponer a alguien o dejarle salvar la cara, ¿por qué elegiríamos nunca exponer a esa persona? ¿Por qué elegiríamos hacer que se sintiera mal consigo mismo? ¿Por qué lo avergonzaríamos? ¿Por qué lastimaríamos su preciado orgullo? ¿Qué tenemos que ganar???

¡Es una locura!

Si tenemos que entregar malas noticias, comentarios negativos, o lo que sea, entonces SIEMPRE tenemos una opción sobre cómo, dónde y cuándo hacerlo. Y SIEMPRE podemos elegir dejar que la otra persona salve la cara al no hacerlo de una manera que lastime sus sentimientos, ego o orgullo.

Por ejemplo, si tenemos que criticar a alguien, entonces no tenemos que esto delante de otras personas y avergonzar completamente a esa persona. Esta persona se sentirá TERRIBLE y nos condenará a cambio. Además, ahora está esperando la oportunidad de pagarnos.

Otro ejemplo: Si sabemos que tenemos razón en algo y la otra persona está equivocada. No tenemos que frotarlo en la cara de la persona frente a otras personas y hacer que se sienta inferior y avergonzado por ello. Podemos guardarlo para nosotros. Deja que salve la cara. Sé la persona más grande.

Incluso si tenemos razón y la otra persona está definitivamente equivocada, sólo destruimos el ego haciendo que alguien pierda la cara. El legendario pionero de la aviación francesa y autor Antoine de Saint-Exupéry escribió: "No tengo derecho a decir ni a hacer nada que disminuya a un hombre en sus propios ojos. Lo que importa no es lo que yo piense de él, sino lo que piensa de sí mismo. Herir a un hombre en su dignidad es un crimen".

Herir a un hombre en su dignidad es un crimen. No hay absolutamente ninguna razón por la que tendríamos que hacer que otras personas se sientan mal consigo mismas.

Por cierto, puedes usar este principio en muchas situaciones…

Digamos que estás en un grupo de personas y alguien cometió un gran error y los demás se burlan de él. Aquí podrían dar su opinión de una manera como esta: "¿De qué están hablando? Esto podría pasarnos a cualquiera de nosotros. Después de todo, tampoco es tan importante. Quiero decir, a quién le importa si…" Este enfoque elimina el calor de la situación y el centro de atención de la persona que cometió el error. Será mejor que creas que esta persona será FELIZ y GRATEFUL lo hiciste.

Mi punto es: Si tenemos la ELECCIÓN para hacer que una persona se sienta bien o mal consigo misma, siempre debemos elegir hacerla sentir bien. La mayoría de las personas ya tienen baja autoestima, por lo que no hay absolutamente ninguna necesidad de aplastarlos aún más.

Elogie la más mínima mejora y elogie cada mejora. Sé "Corazón en tu aprobación y desaprobado en tu alabanza."

Principio 6

Recuerde, todos anhelamos aprecio y reconocimiento, y haremos casi cualquier cosa para conseguirlo. Pero nadie quiere insinceridad. Nadie quiere halagos.

El uso de elogios en lugar de la crítica es el concepto básico de las enseñanzas de B.F. Skinner. Este gran psicólogo contemporáneo ha demostrado por experimentos con animales y con seres humanos que cuando se minimiza la crítica y se enfatizan los elogios, las cosas buenas que la gente hace se reforzarán y las cosas más pobres se atrofiarán por falta de atención.

Una vez más, esto se trata de cómo haces sentir a otras personas. Mediante el uso de elogios como su instrumento que les hace sentir apreciados, importantes y buenos acerca de sí mismos.

Ya hemos hablado de esto antes:

La recompensa positiva funciona mucho mejor para cambiar un comportamiento que la crítica negativa. Carnegie dice que las cosas buenas que la gente hace se reforzarán con elogios y los malos comportamientos se atrofiarán por falta de atención.

Carnegie también hace el punto de que cuando estamos elogiando a alguien debemos hacerlo SINCERELY y hacerlo COMO ESPECIFICO COMO POSIBLE. Si encontramos cosas específicas para alabar, entonces automáticamente sonará mucho más sincero.

En lugar de decir "Buen trabajo, muy buena presentación", diga algo como esto, "Gran presentación. Me gustó mucho tu confianza y carisma por adelantado. Te quedaste ahí de una manera que… Además, dejó muy claros sus puntos. Te aseguraste de que siempre se enfatizaban haciendo XYZ y también hiciste XYZ, lo cual fue muy bueno". ¿Ves lo sincero que suena? ¿Y qué tan útil es?

Así es como debemos alabar a la gente: SINCEREMENTE Y ESPECIFICAMENTE.

Oh, y aquí hay otra cosa: Debemos alabar a menudo. Cada vez que encontramos la mejora más pequeña, debemos resaltarla. De esta manera la otra persona se da cuenta de que también notamos las más pequeñas mejoras y detalles. Esto refuerza su comportamiento. Les permite saber que lo están haciendo bien y que es apreciado y notado.

Dar a la otra persona una buena reputación para vivir

Principio 7

En resumen, si quieres mejorar a una persona en un determinado aspecto, actúa como si ese rasgo en particular ya fuera una de sus características sobresalientes.

Dales una buena reputación para estar a la mejor de la vida, y harán esfuerzos prodigiosos en lugar de verte desilusionado.

¿Recuerdas este principio: Apelar a los motivos más nobles?

Y este ejemplo: "Me pareces alguien que es un gran oyente…"

Es lo mismo aquí:

Si le das a una persona una reputación elevada para vivir a la vez, esto incita en ellos el deseo de cumplir con esas expectativas. En otras palabras, actuar como si ese rasgo en particular ya fuera una de sus características sobresalientes, y esta persona tratará de vivir a la mejor de eso.

Por lo tanto, en el ejemplo anterior ese rasgo sería simplemente "buen oyente". Este amigo ahora tratará de vivir a la altura de esa reputación y escucharte.

Carnegie hace el ejemplo de un tipo llamado Bill, un mecánico cuyo trabajo se había vuelto insatisfactorio. Esto es lo que su jefe le dijo en la situación:

"Eres un buen mecánico, has estado en el negocio durante muchos años, y hemos tenido una serie de elogios sobre el buen trabajo que has hecho. Pero últimamente, su trabajo no ha estado a la mano de sus propios estándares antiguos, y pensé que querría saber ya que ha sido una mecánica tan excepcional en el pasado".

¿Quieres saber qué pasó entonces? Bill el mecánico encontró de nuevo a su antigua ética de trabajo y se convirtió en tan bueno en su trabajo como siempre. No es de extrañar cuando consideres la reputación que su mánager le dio para vivir.

Esto no solo funciona cuando alguien no lo está haciendo tan bien como puede. De hecho, funciona en casi todas las situaciones. Si quieres cambiar el comportamiento de alguien, actúa como si esa persona ya hubiera actuado de esa manera. Puede utilizar frases como esta:

"Realmente me encanta __ acerca de ti."

"Eres tan bueno en __. ¡Creo que eso es genial!"

"¿Sabes lo que aprecio de ti? Siempre ____."

"¿Por qué estás actuando de esta manera? Por lo general, eres totalmente ___."

¿No es manipulador?

Sí, supongo que sí.

¿Pero no siempre intentamos manipularnos?

Digamos que estás enfermo y no quieres ir al médico. ¿No sería de tu interés si la otra persona tratara de persuadirte para que vayas al médico? Después de todo, si la otra persona no puede convencerte de manipularte, tu salud podría sufrir dramáticamente.

O decir que te gustaría ir a correr con tu mejor amigo. Cuando tratas de convencerlo de hacer eso, también lo estás manipulando.

Realmente nos estamos manipulando el uno al otro todo el tiempo, así que podríamos aprender algunos trucos para hacerlo mejor y más eficientemente. Después de todo, somos nosotros los que no lo usamos para el mal de todos modos.

Fomentar el uso: haga que la falla parezca fácil de corregir

Principio 8

Dígale a su hijo, a su cónyuge o a su empleado que es estúpido o tonto en cierta cosa, que no tiene ningún don para ello, y lo está haciendo todo mal, y que ha destruido casi todos los incentivos para tratar de mejorar. Pero usa la técnica opuesta – sé liberal con tu aliento, haz que la cosa parezca fácil de hacer, haz saber a la otra persona que tienes fe en su capacidad para hacerlo, que tiene un talento no desarrollado para ello – y practicará hasta que el amanecer llegue a la ventana para sobresalir.

Este es GRANDE.

Digamos que eres profesor de baile y consigues un nuevo cliente que no puede bailar en absoluto. Es terrible en eso. Entonces, ¿cómo hablas con él? Te daré dos opciones:

OPCION A: "Lo estás haciendo todo mal cariño. Olvida todo lo que has aprendido sobre el baile. Tendremos que empezar completamente desde cero contigo".

OPCION B: "Bueno, tu estilo de baile está un poco oxidado, pero los fundamentos están bien. Seguramente te convertiremos en una bailarina bastante decente. Quiero decir, ese movimiento de antes ya era muy bueno".

El enfoque B funcionará mucho mejor. ¿por qué? Porque ahí te centras en alentar. Tal vez aún no es un gran bailarín, pero ¿quién ha nacido así, verdad? Le aseguras que lo aprenderá y elogiará las pequeñas cosas que ya está haciendo bien. En otras palabras, usas ENCOURAGEMENT.

El enfoque A hace exactamente lo contrario. Dice que no tiene absolutamente ningún talento, hace todo mal, y le dice que probablemente nunca se convertirá en un bailarín medio decente. Este enfoque es desalentador y se centra en todos los errores del tipo. Quiero decir, vamos… Tendremos que empezar completamente de cero contigo. Sólo contigo. Los otros son mejores cuando empiezan. Tienen talento. Tú no…

Recuerde: La recompensa positiva funciona mejor que la crítica negativa.

Así que vamos a tratar de animar a nuestros amigos, familiares, niños, etc… Concentrémonos en lo que están haciendo bien y hágales saber que creemos en ellos. Eso es lo que los motivará, inspirará y los pondrá en acción.

Haz feliz a la otra persona por hacer lo que sugieres.

Principio 9

Una de las reglas importantes de las relaciones humanas: Siempre haz feliz a la otra persona por hacer lo que sugieres.

Siempre haz feliz a la otra persona por hacer lo que sugieres.

Muy sencillo…

Si le das una tarea a un empleado, dile que es una tarea muy importante para ti y es crucial que la tarea esté bien hecha. Al hacer eso, le dices a tu empleado que él tiene responsabilidad y lo que hace es importante. Entonces estará feliz de hacer esa tarea.

Puedes decirle a tus hijos que jugarás algo con ellos si terminan la tarea. Debido a que quieren jugar con usted, primero felizmente harán la tarea.

Si quieres que alguien haga algo, trata de darles un incentivo para que estén contentos de hacerlo.

Si, por ejemplo, quieres que tu hija limpie su habitación, encuentra una manera para que esté feliz de hacerlo. Dile que cuando la habitación esté limpia hay mucho más espacio para jugar, ella encontrará todos sus juguetes de nuevo, y generalmente estará en un mejor estado de ánimo porque

Creo que puedes usar muchos de los principios anteriores para llegar a maneras de hacer feliz a la otra persona por hacer lo que sugieres. Tendrás que ser un poco creativo.

En conclusión:

Cuando trates de hacer que otra persona haga algo, encuentra maneras para que disfrute haciéndolo.

Post Author: Entorno Estudiantil

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.