Deporte y Educación

La educación es fundamental para el logro de todos los ODMs, y el deporte ocupa un espacio natural en la educación, tanto si el enfoque escogido es formal, no formal o informal. En las escuelas, la educación física es un componente clave de una educación de calidad y puede utilizarse para promover el estudio entre los jóvenes.

Fuera de las clases, el deporte es una “escuela para la vida”, pues les enseña valores básicos y aptitudes vitales que son importantes para su pleno desarrollo. El deporte también es un vehículo poderoso para la educación pública, puesto que los eventos deportivos pueden aumentar de forma eficaz la concienciación e impulsar el apoyo y la acción sobre temas clave (véase “Deporte y Comunicación”).

El deporte educa de forma activa a los jóvenes acerca de la importancia de determinados valores clave como la honestidad, el juego limpio, el respeto por uno mismo y por los demás, y la observancia de las reglas y el respeto por su importancia. Les proporciona un foro para aprender cómo hacer frente a la competencia, y no sólo a cómo perder sino también a cómo ganar.

El deporte es una forma de entender el valor de los vínculos comunes. Y los juegos tradicionales, aquellos nativos de un área o una cultura, pueden ser especialmente eficaces en este sentido. Por ejemplo, algunos beneficios de fomentar los juegos tradicionales son que resaltan la importancia de la diversidad, contribuyen a la inclusión y ayudan a las personas a entender su propia identidad y la de los demás.

Además los deportes y juegos tradicionales normalmente son menos costosos en instalaciones y equipamiento que los deportes comunes.

● Desde el año 2000, Youth Education through Sport (YES) (Educación para Jóvenes a través del Deporte), un programa de deporte y educación liderado por jóvenes para jóvenes, ha llegado a 25.000 jóvenes en 10 provincias de Zimbabwe. Cada uno de los participantes debe comprometerse a permanecer en la escuela y a ofrecer sus servicios a la comunidad.

El objetivo del programa es que los jóvenes adquieran habilidades para la vida, se conviertan en educadores de sus iguales y contribuyan a sus comunidades como modelos positivos.

EL DEPORTE, LA EDUCACIÓN Y LA INCLUSIÓN

Es imprescindible que los programas deportivos tanto dentro como fuera del colegio incluyan a todas las personas y aseguren las mismas oportunidades de participación independientemente del género, el grupo étnico o la habilidad de cada persona.

Las niñas, la educación y el deporte: Las habilidades y valores que se aprenden a través del deporte son especialmente importantes para las niñas, dado que disponen de menos oportunidades que los chicos para interactuar socialmente fuera del hogar y más allá de las redes familiares. El asegurar que las niñas accedan equitativamente a una educación de calidad es fundamental para el desarrollo.

Lograr la educación para todos y llegar a las niñas a las que se les niega el acceso a la educación básica significa ofrecer el acceso a la educación de otras maneras, por ello deben considerarse formas no formales como programas relacionados con el deporte.

● En Rumania, el programa de educación de UNICEF está utilizando el deporte para aumentar la presencia en la escuela de la comunidad romaní. El objetivo del proyecto es motivar a los niños para que acudan regularmente a la escuela y también para mejorar el equilibrio de géneros en la educación al dar la oportunidad tanto a las niñas como a los niños de participar en los equipos de deporte, condicionando dicha participación a la asistencia a la escuela y al rendimiento académico.

A través del deporte, las niñas tienen la oportunidad de ser líderes y de aumentar la confianza en sí mismas y su autoestima. A medida que las niñas empiezan a participar en el deporte, también adquieren nuevos lazos interpersonales y tienen acceso a nuevas oportunidades, lo que las permite comprometerse más con la vida escolar y comunitaria.

El deporte proporciona a los jóvenes un espacio propio, tanto física como emocionalmente, lo que es especialmente importante para las niñas. Los deportes de equipo y las ligas a menudo proporcionan a las niñas un foro para desarrollar el sentido de la camaradería y para compartir tiempo y valores con otras niñas.

El proporcionar a las niñas acceso al deporte puede contribuir a lograr la paridad de género en la educación. Dado que el deporte ha sido tradicionalmente dominio del hombre, la participación de las niñas en el deporte desafía los estereotipos sobre las niñas y las mujeres, al echar abajo prejuicios muy arraigados. Y, en el momento en el que el trabajo de las atletas femeninas es reconocido, éstas se convierten en mentoras de otras.

La educación física y los discapacitados: El proporcionar a los jóvenes discapacitados la oportunidad de participar en programas de educación física en la escuela y a través de clubes comunitarios es crucial dados los beneficios adicionales que reciben del deporte y la actividad física.

Deporte, educación y refugiados: La educación es voluntaria para la mayoría de los refugiados dado que no son ciudadanos de los países de acogida. Los programas deportivos en las escuelas de refugiados proporcionan un incentivo adicional para mantener a los jóvenes en la escuela.

Una prueba anecdótica del ACNUR demuestra que el incluir programas de educación física y de deportes de equipo en las escuelas de refugiados atrae a nuevos grupos de estudiantes a la escuela, a menudo niñas, que de otra manera no acudirían.

Los programas deportivos aumentan las tasas de asistencia y reducen el comportamiento antisocial y de poca colaboración, e incluso la violencia.

● Desde 1997, el COI y el ACNUR han estado trabajando en campamentos de refugiados de Bután en Nepal para ofrecer actividades deportivas y recreativas estructuradas a los refugiados. Al proporcionarles la oportunidad de jugar, el programa trata de mejorar la educación en los campamentos, al tiempo que ayuda a cicatrizar los efectos psicológicos de la guerra y la huida.

● El ACNUR trabaja estrechamente con muchos aliados para proporcionar a los refugiados actividades deportivas dentro de las comunidades de refugiados de todo el mundo. En Peshawar, el ACNUR se ha aliado con la ONG Right To Play (Derecho a Jugar) y la Insan Foundation Pakistan (Fundación paquistaní Insan) para ofrecer programas deportivos y de educación física a los refugiados afganos.

Los programas contribuyen a elevar las tasas de asistencia a la escuela, en especial entre las niñas, y, según los padres y los profesores, reduce las agresiones y la violencia.

DEPORTE, EDUCACIÓN Y EDUCACIÓN FÍSICA

La educación física es un componente imprescindible de la educación de calidad y es parte integral del aprendizaje de toda la vida. El no proporcionar educación física reduce la calidad de la educación, y este hecho tendrá un impacto negativo en el futuro en la salud pública y en los presupuestos sanitarios. La educación física es la única asignatura del currículum que se centra específicamente en el cuerpo.

Al hacerlo, ayuda a enseñar a los jóvenes el respeto por el cuerpo, tanto el de ellos mismos como el de los demás, y les ayuda a responder a muchos de los retos a los que se enfrentan los jóvenes, incluida la amenaza del VIH/SIDA y de otras enfermedades de transmisión sexual, y los peligros del tabaco y las drogas. Al proporcionarles a los estudiantes la oportunidad de jugar y practicar un deporte en la escuela, se asegura que reciben una educación completa que se ocupa del cuerpo, la mente y el espíritu.

La educación física es un medio efectivo de promover la actividad física entre los jóvenes. Dado que los índices de actividad física tienden a decrecer a partir de la adolescencia, es fundamental que los jóvenes aprendan a apreciar el deporte en la escuela con el objetivo de asegurarse una larga vida activa y saludable.

● En Mongolia, un proyecto de la UNESCO, financiado por la agencia de ayuda danesa, promueve el deporte en varios centros de aprendizaje a lo largo y ancho del país y respalda la educación física y los eventos deportivos como parte del currículum educativo.

Dentro de la clase, hay evidencias de peso que subrayan la correlación entre la participación en actividades deportivas y los éxitos académicos. Un estudio descubrió que los niños con edades comprendidas entre los 6 y los 12 años que realizan al menos cinco horas semanales de actividades físicas obtienen mejores resultados que aquellos que le dedican menos de una hora.

Por lo general, los estudios muestran que aumentar el tiempo dedicado a la educación física en las escuelas no reduce las notas en las asignaturas intelectuales sino más bien que mejora la habilidad de algunos estudiantes de aprender y de retener información.

A pesar del reconocimiento del impacto positivo que tiene el deporte en la educación y el desarrollo del niño, la educación física ha sido cada vez más marginada dentro del sistema educativo. Aquí se incluye la disminución del tiempo asignado a la educación física, la cantidad de personal expresamente cualificado, el tiempo de capacitación que reciben los profesores de educación física y el gasto en los recursos necesarios para practicar deporte, actividades físicas o realizar juegos en la escuela.

Los estudios realizados en 126 países muestran que la marginación de la educación física es casi universal. La principal razón esgrimida ante esta marginación es que la educación física a menudo se ve como un componente de la educación que no produce, que no es intelectual, y por lo tanto que no es esencial, a pesar de ser un requisito legal en más de 100 de los países en los que se llevó acabo la encuesta.

● En enero de 2003, la UNESCO acogió a representantes de 103 países en una Mesa Redonda a nivel ministerial; y uno de los tres temas clave que trataron fue la importancia de invertir la marginación de la educación física, dada su eficacia como herramienta para la salud y el desarrollo físico así como para adquirir los valores necesarios para la cohesión social y el diálogo intercultural.

La educación física es un medio excelente para poner en práctica muchas de las habilidades que son consideradas como resultados necesarios de un sistema de educación moderno, particularmente el trabajo en equipo, la cooperación, la resolución de problemas y el fortalecimiento de la confianza.

Estos son aspectos del aprendizaje que requieren conocimientos, pero los conocimientos por sí mismos no bastan, la educación física proporciona una manera muy práctica de empaparse de estas habilidades.

CONSIDERACIONES CLAVE EN RELACIÓN CON EL DEPORTE Y LA EDUCACIÓN

■ El deporte es una “escuela para la vida” ideal, en especial cuando las actividades se han diseñado específica mente para enseñar habilidades y valores claves y asegura el empoderamiento de los grupos marginados.

■ Dado el futuro impacto negativo para la salud pública y para los presupuestos sanitarios derivados del abandono de la educación física, los gobiernos deben reconocer la importancia de la educación física y mostrar su apoyo a dicha asignatura, aumentando la asignación de recursos y de personal capacitado y dando suficiente tiempo en el horario escolar a la educación física.

■ Para alcanzar objetivos más altos en la educación y el desarrollo, los programas deportivos deben centrarse en el desarrollo del individuo y no sólo en el desarrollo de habilidades deportivas de índole técnica.

Post Author: Entorno Estudiantil

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.