El planeta y el ser humano

Vivimos en un planeta con muchos contrastes y el ser humano se ha adaptado al medio natural de distintas maneras, al tiempo que lo ha ido transformando para poder vivir en él. A lo largo y ancho del mundo nos encontramos con diferentes culturas, religiones, lenguas, actividades económicas y formas de organización que muestran la diversidad cultural de los seres humanos.

Mediante el estudio de todos estos aspectos podemos comprender la relación que existe entre la humanidad y el planeta.

División política

Un aspecto en el que es notoria la influencia del ser humano sobre el planeta es la demarcación de fronteras. Así, para delimitar los territorios de las naciones, las entidades federativas, las provincias y los municipios, se han valido de elementos de la naturaleza como un río, un lago, el mar, una cadena montañosa, un volcán o un cerro. Otras fronteras las ha construido con líneas imaginarias entre puntos de referencia, llamados mojoneras, conforme a coordenadas geográficas que marcan la colindancia.

Los límites territoriales cambian con el tiempo y las fronteras actuales de los países son resultado de la historia de sus pueblos. La división política del mundo se ha modificado en diferentes momentos de la historia de las naciones. Algunas se han dividido en varios territorios, por ejemplo el imperio Austro-Húngaro dio origen a países como Austria, Hungría y Checoslovaquia. En años recientes Croacia, Eslovenia, Bosnia-Herzegovina y Macedonia se separaron de Yugoslavia.

Otras se han integrado, como Alemania, que hasta 1990 había estado dividida en Alemania Federal y Alemania Democrática. México no es una excepción. Su espacio geográfico se ha transformado en cuanto a su extensión territorial y a la división política de las entidades que la forman. Investiga cómo era el mapa de México antes de 1847.

Población mundial

Nuestro planeta tiene hoy 6 000 millones de habitantes. Hace 200 años la población mundial la constituían sólo 300 millones de personas. Sin embargo, de 1850 a la fecha la población ha aumentado casi seis veces. Este crecimiento de la población en los últimos 150 años se debe a los grandes avances de la medicina, a las mejoras en la salud pública y en la nutrición. Pero como el crecimiento ha sido desmedido y ha puesto en riesgo el futuro de la humanidad y del planeta, se ha tratado de frenar, en los últimos 30 años, mediante la planificación familiar. En la década de los sesenta la población mundial crecía a un ritmo mayor de 2%. Ahora este porcentaje es de 1.7% anual, aproximadamente; si este ritmo se mantiene, la población mundial se duplicará cada 41 años. Es decir, en las próximas cuatro décadas seremos 12 000 millones de habitantes.

Distribución de la población

Algunas de las condiciones que han permitido la concentración de la gente en un mismo lugar son el clima, la presencia de agua, el relieve y el desarrollo favorable de actividades económicas. En particular, la economía de cada país influye decisivamente en la distribución de su población. Ésta tiende a concentrarse en las zonas donde hay más empleo, es decir, donde hay industrias, comercios y actividades turísticas. Otro factor de distribución poblacional es la migración, esto es, el desplazamiento de las personas que cambian de lugar de residencia en busca de empleo, temporal o definitivo, con la idea de vivir mejor, o a causa de conflictos religiosos, étnicos, bélicos o bien por desastres naturales.

A lo largo del tiempo, la población mundial se ha distribuido de manera irregular y en la actualidad se concentra cada vez más en las zonas urbanas. Si observas el mapa de la siguiente página, podrás darte cuenta de que existen en el mundo tres grandes zonas donde se concentra la población.

La más densamente poblada es la región oriental de Asia, sobre todo en las ciudades de Beijing, Shanghai y Tianjin, en China, y Tokio, en Japón. La segunda está formada por las ciudades de Bombay, Calcuta y Delhi, en India; Dacca, en Bangladesh, y Karachi en Pakistán.

La tercera zona se localiza en Europa occidental donde las mayores concentraciones poblacionales se dan en ciudades muy industrializadas, como Londres y Berlín. Estas tres zonas agrupan a más de la mitad de la población mundial.

En el mapa, también aparecen los nombres de las ciudades más pobladas del mundo; por lo regular ha sucedido que dos o más localidades cercanas crecieron tanto que formaron una sola área urbana. A estas áreas se les denomina aglomeraciones urbanas o zonas metropolitanas. En países muy extensos y relativamente poco poblados, como Australia, la densidad de población es reducida. En Canadá, aunque es muy grande, más de 65% de la gente vive en la zona de los Grandes Lagos, es decir, en menos de 5% del territorio, donde el clima es menos frío.

Post Author: Entorno Estudiantil

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.